EL ADJETIVO



El adjetivo puede ir delante o detrás del sustantivo, pero siempre expresa una cualidad de éste, concordando con él en género y número.

FORMA DEL ADJETIVO

El adjetivo está formado por:
un lexema o raíz, que indica el significado de la palabra: buen-o-s;
un morfema gramatical de género (masculino o femenino): buen-o-s;
un morfema gramatical de número (singular o plural): buen-o-s;
a veces, un morfema derivativo (prefijo o sufijo): buen-azo.

Estos son algunos de los sufijos que admite el adjetivo: aumentativos (dulzón), diminutivos (feíto), despectivos (listorro, pillastre), de gentilicios (alavés, mendocina, tinerfeño), de posibilidad (prorrogable), etc.

Muchos adjetivos se han formado a partir de sustantivos o de verbos: calizo (cal), quejica (queja), ahorrativo (ahorrar).

Aquí tienes un ejemplo de un adjetivo compuesto por un lexema y distintos tipos de morfemas:

Sufijos del adjetivo: buenecitas lexema morfema derivativo
(sufijo diminutivo) morfema gramatical de género femenino morfema gramatical de número plural
buen- -ecit- -a- -s

EL GÉNERO Y EL NÚMERO DEL ADJETIVO
Género

El adjetivo adopta el género del sustantivo al que acompaña (gata blanca).

El género se indica mediante la oposición de morfemas:

o/a: barato, barata; salado, salada.
Ø/a: agresor, agresora; comprador, compradora.

Algunos adjetivos son invariables, lo que significa que una sola forma sirve para los dos géneros: cuaderno verde, hierba verde; bombero audaz, muchacha audaz.

Número

Los adjetivos forman su plural añadiendo:

-s, si el singular termina en vocal: amigables, pequeños.
-es, si el singular finaliza en consonante: juveniles, retadores.

La concordancia del adjetivo con el sustantivo

Como ya sabes, el sustantivo y el adjetivo que lo acompaña tienen que concordar en género y número: casa alta, viaje corto. Pero hay casos particulares de concordancia a los que hay que prestar especial atención. Son los siguientes:

Cuando el adjetivo complementa a dos o más sustantivos singulares del mismo género, debe tomar la forma masculina o femenina en plural: mi libro y tu cuaderno son pequeños; las simpáticas Ana y Mercedes.

Pero si un sustantivo es masculino y el otro femenino, la concordancia debe hacerse en masculino plural: ¿Has visto la falda y el jersey nuevos?

LOS GRADOS DEL ADJETIVO

La cualidad de algunos adjetivos admite grados, es decir, el adjetivo puede presentar las cualidades de un sustantivo con distintas intensidades:

Grado positivo. Presenta la cualidad en un término medio, sin cuantificarla: El cuadro es bonito.
Grado comparativo. Establece una relación entre la cualidad de dos sustantivos, mediante la colocación de un adverbio delante del adjetivo (más, menos, tan), en correlación con una conjunción comparativa (que, como):

de igualdad: tan grande como;
de superioridad: más alto que;
de inferioridad: menos pesado que.

Grado superlativo. Muestra la cualidad en su grado más alto:
de forma absoluta, sin compararlo con nada, mediante el sufijo -ísimo, un prefijo (re-, requete-, super-, sobre-) o un adverbio + un adjetivo: buenísimo, requetelisto, extremadamente limpio, muy risueño;
de forma relativa, en relación con otros: Jacinta es la más inteligente de la clase.

Algunos comparativos y superlativos irregulares
Algunos adjetivos hacen el comparativo y el superlativo con palabras cultas procedentes del latín, y ciertos superlativos cultos alternan con otros populares: antiquísimo - muy antiguo, misérrimo - muy mísero, paupérrimo – pobrísimo.

Aquí tienes algunos ejemplos de comparativos y superlativos irregulares:
Grados del adjetivo grado positivo grado comparativo grado superlativo
bueno mejor óptimo
malo peor pésimo
grande mayor máximo
pequeño menor mínimo

EL APÓCOPE DEL ADJETIVO

Los adjetivos bueno, malo, grande se apocopan (pierden su vocal final) delante de un sustantivo masculino singular: buen amigo, mal final, gran día; santo no se apocopa siempre: san Pedro, pero no *san Tomás, sino santo Tomás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada